Ahora leyendo
COVID-19: la pesadilla de mi hija y ¡cómo la estamos enfrentando!

COVID-19: la pesadilla de mi hija y ¡cómo la estamos enfrentando!

Alrededor de las dos de la madrugada en la segunda semana de marzo de 2020, me desperté muy alterada porque escuché a mi hija de seis años, Azul, gritándome desde su habitación.

Mi esposo Alex y yo nos miramos perplejos el uno al otro. Salté de la cama y corrí hacia su cuarto. Encontré a mi hija sentada, sus lágrimas caían por sus mejillas y su corazón latía muy agitado. Ella estaba teniendo una pesadilla.

«Monstruos», me dijo con una voz temblorosa.

Azul, soñaba que los monstruos habían infectado los jabones con los que las personas nos lavamos las manos. Quién usaba el jabón moría y después volvía a la vida pero si usaba el jabón otra vez, moría de nuevo. Mi pequeña estaba tan conmocionada por las imágenes en su pesadilla que la llevé a nuestra habitación para que estuviera más tranquila y pudiera descansar el resto de la noche.

Dato importante: fue su SEGUNDA pesadilla esa semana.

Claramente, toda esta ansiedad creada por el COVID-19 en todo el mundo estaba afectando a mi hija mucho más de lo que nos hubiéramos imaginado. ¿Y cómo no? Esta pandemia es algo nuevo para nosotros, poco a poco estamos averiguando cómo reaccionar y cómo actuar pero sus consecuencias son cada vez más significativas.

Mi esposo y yo hemos sido muy cautelosos, directos y sensatos al hablar con nuestra hija sobre el Coronavirus. Pero quizás entre nosotros los adultos no hemos sido tan cuidadosos al hablar sobre este virus y en cómo se ha convertido en este tsunami tan agresivo. Todos nos sentimos ansiosos. ¿Será uno de nosotros el próximo?

Las pesadillas de Azul me hicieron pensar. ¿Qué debemos hacer para tranquilizar a nuestros hijos durante estos momentos emocionales tan difíciles? Decidí pedirle consejos a la cofundadora de AKILY, Natalia Ulloa:

<<oOo>>

El miedo proviene de cuando sentimos que no podemos controlar o que no podemos actuar frente a una situación dada, me dice Natalia. Cuando tenemos suficiente información y creemos que podemos hacer algo, nos sentimos más seguros. Los resultados son menos «desconocidos». Nos sentimos más a gusto.

Es prácticamente imposible evitar que nuestros hijos escuchen algo sobre el COVID-19. Es un tema que está constantemente en la mente y las conversaciones de todas las personas ahora. Intentar evitar una conversación abierta al respecto solo despertará una mayor curiosidad. Esto solo hará que el tema sea aún más misterioso y se salga de nuestro control.

Si tu hijo te hace preguntas, ten una conversación con él. Pregúntale qué sabe y qué ha escuchado sobre el tema. Después, permítele que haga todas las preguntas que tenga. Lo mejor que puedes hacer es darle respuestas honestas y mantenerte fiel a los hechos, con información real y verificada. Bajo ninguna circunstancia le hagas promesas sobre cosas que no puedes controlar como el tiempo, las circunstancias o las consecuencias.

Pero con respecto al Coronavirus, explícale que la gran mayoría de los casos son muy leves y que las personas enfermas probablemente se recuperen por completo. Dile a tu hijo que las mascotas no se verán afectadas y que tanto tú como los otros adultos a su alrededor tomarán las precauciones necesarias para mantener a todos a salvo.

El COVID-19 es en realidad una oportunidad. Una increíble oportunidad para explorar y resaltar la maravillosa forma en la que funciona el cuerpo humano. Es el momento ideal para explicar a los niños qué es un virus, cómo se  protege el cuerpo de las infecciones y cómo puede fortalecerse al mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente y beber mucha agua.

Lo más importante es empoderar a tus hijos y hablarles sobre las cosas que ellos sí pueden hacer y que están bajo su control.

«Los niños se sienten empoderados cuando saben qué hacer para mantenerse a salvo», dice Jaime Howard Ph.D., psicólogo clínico senior del Child Mind Institute.

¡Lo más crucial es mantener las manos de tu hijo limpias!

Repasa el proceso de lavarse las manos con tu hijo y después invítale a «juzgar» o señalar qué haces mal mientras tú repites el proceso de limpieza varias veces cometiendo errores obvios que tu niño notará. ¡Es divertido jugar al detective de esta manera!

Dale a tu pequeño la responsabilidad de limpiar las superficies de la casa con trapos o toallitas de limpieza. Esto le ayudará a sentirse «a cargo» y parte del equipo, así se asegurará de que todo esté bien.

Asegúrate de validar las emociones de tu hijo. Escucha y reconoce lo que siente. También, ¡está bien que les hagas saber lo que estás pensando y sintiendo y cómo lo estás afrontando!

Recuerda que las emociones son herramientas que nos ayudan a enfrentar la vida. No podemos dejar que dicten la forma cómo nos comportamos, o que interfieran con nuestra capacidad de saber cómo actuar frente a ciertas situaciones. Pídele a tu hijo que dibuje las cosas que lo asustan, y a continuación dibuja las soluciones que puede escoger para que esos miedos desaparezcan.

Si bien puedes mantener a raya los virus y enfermedades con una buena rutina de higiene personal, deshacerse de los monstruos es un poco más complicado. Tu hijo está expuesto a demasiada información y puede llegar a ser demasiado para procesar. Es por esto que los niños usan su imaginación y relacionan las imágenes que han visto para dar sentido a todo este alboroto.

Ver también
Padres con su hijo celebrando el Año Nuevo.

Azul drawing the monsters of her nightmares.
Azul dibujando los monstruos de sus pesadillas.

Afortunadamente, tienes al mejor experto disponible: tu hijo. Estos monstruos son creaciones de él, por lo tanto también conoce las debilidades de sus monstruos. Incluso si aún no está seguro de cuáles son esas debilidades, tú puedes ayudarle a encontrarlas. Por ejemplo: algunos de ellos pueden ser alejados instantáneamente por la luz brillante o tenue; otros no se acercarán si hay una flor en la habitación. En el caso de Azul, una aspiradora gigante era el arma definitiva: ¡estaba lista para absorberlos a todos!

Sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, pero como padres y adultos responsables, debemos asegurarnos de que nuestros hijos se sientan seguros.

Todos estamos ansiosos por el COVID-19, y nuestros hijos también cargan un peso emocional junto a nosotros. Lo que queremos es darte algunas ideas para que sepas cómo ayudar a tus hijos a sobrellevar las circunstancias extraordinarias actuales.

¡Cuídate mucho!


Traducido del artículo de Akily:: https://www.akily.co/blog/2020/3/13/covid-19-my-daughters-nightmare

Tania Zapata, Co-founder at Akily

Escrito por:

TANIA ZAPATA
Co-fundadora & CEO de Akily

Natalia_Round.png

NATALIA ULLOA
Psicóloga Infantil y Co-fundadora en Akily

¿Cuál es tu reacción?
Emocionado
34
Enamorado
49
Feliz
21
Gracioso
1
No estoy seguro
4

Familify mag is a trademark of Familify Corp. In the United States and other countries