Ahora leyendo
Alegrías y temores… el recién nacido en casa

Alegrías y temores… el recién nacido en casa

Cuidados recién nacido.

La familia crece y de pronto todo se ilumina, pero también hay temor, el recién nacido llega, por fin, al que será su hogar… ¡los nervios y la felicidad se sienten en el aire!

SU PRIMER MES DE VIDA

Todavía es un pequeño dormilón y no es solo pereza, en ese lapso, su cuerpo se está adaptando a los cambios, trabaja en la digestión, en regular su temperatura, en poder asimilar todo un mundo nuevo, por eso de ninguna manera hay que interrumpir ese espacio de 18 a 20 horas de sueño en su primer mes de vida. Pero, en la noche se levantará varias veces, así que hay que organizar bien la lactancia, cambios de pañal y otras necesidades.

 Recuerda que el bebé debe dormir boca arriba, deja libres sus brazos y no le tapes con sábanas o cobijas la cabeza. No necesita almohadas.

Es normal que las extremidades de un lado estén extendidas brazo y pierna, y del otro flexionadas, son movimientos reflejos. Es común que tenga los puños cerrados, la espalda curvada, porque mantiene su posición fetal. Notarás también que los genitales se ven un poco inflamados, todo está bien, a veces en las niñas se observa incluso, una pequeña mucosidad o un poco de sangre.


También te puede interesar:
¡Cuidado con la intolerancia a los alimentos en los bebés!
Apuesta (¡sí ahora!) por la estimulación temprana
Lactancia: baja producción de leche.
Entrevista con el pediatra Carlos González


Debes mantener su cabecita fija con la mano, su cuello aún no tiene la fuerza suficiente para mantenerse erguido, no lo fuerces.

No olvides cambiarle de posición durante el día, dejarle por momentos boca abajo cuando está despierto con los brazos adelante, esto le ayuda a tonificar su cuello y, a prepararse para el gateo. El mejor estímulo siempre es hablarle, ponerse al frente y llamarle la atención.

REFLEJOS PRIMITIVOS

Son respuestas instintivas, reacciones a estímulos como la luz o el contacto, estos desaparecen porque luego se convierten en acciones más conscientes, estos suelen servir para evaluar la salud del bebé, y que en caso de alguna preocupación es importante hablar con el pediatra de confianza. Los tres reflejos primitivos básicos son: de succión, de presión y de sobresalto. El bebé succionará aquello que se le coloque en la boca; cerrará los dedos haciendo presión si se le coloca nuestro dedo, u otro objeto con una leve presión, en la palma de la mano; cuando algo le molesta, ruido, olor, luz, moverá los brazos hacia los lados y el centro del cuerpo de manera rápida.

EL CORDÓN UMBILICAL

Su pancita es redondeada, cuando hace fuerza se nota la tensión muscular, llama la atención su cordón umbilical, este se le caerá a los 10 días o 14 días, no hay que preocuparse tanto de su aspecto. No hagas presión sobre el ombligo y sí hay que estar atentos a que no se infecte, en algunos casos, se recomienda limpiarlo con alcohol de manera periódica, pero no es cualquier producto, debe ser recomendado por un experto, no lo tapes con fajas, esparadrapos, ni ningún otro invento. Y, por nada del mundo, ni aunque creas que ya casi se ha caído, no se te ocurra tirar de este, puede causar una hemorragia. Hay que tener paciencia, es una cualidad básica cuando nos convertimos en madres y padres.

El cordón cambia de color de amarillo a café y a negro cuando se seca de manera natural, a más aire mejor, si hay una infección, huele mal o hay algo que te preocupa consulta al médico de inmediato.

Cuando se cae el cordón, luego de dos o tres días se procede a su primer baño.

¡HORA DEL BAÑO!


Una vez que el cordón umbilical se ha caído de manera natural, se espera de dos a tres días y se procede al primer baño. Luego en sus primeros meses de vida, antes de que gatee es recomendable bañar al bebé dos veces por semana.

Ver también
Hipogalactia: Baja la produccion de leche.

El baño debe hacerse con mucho cuidado, usa una tina especial para recién nacido que siempre debe ser limpiada luego de usarla. Disfruta de cómo patalea en el agua. Nunca lo dejes solo en la bañera, ni por un segundo.

Recuerda que su cuerpo es resbaladizo, tómalo de manera firme y presta especial atención y cuidado al momento de sacarle del agua y cubrirlo con una toalla, se mueve y resbala, así que hazlo con los cinco sentidos, si no tienes experiencia es bueno en este primer mes contar con la ayuda de alguien.

El agua debe tener una temperatura de 36,5 y 37°C, ni muy fría ni muy caliente, su piel es muy delicada. Mantén al bebé dentro del agua, porque se enfría muy fácilmente, también es bueno que la habitación esté temperada. Usa solo jabón neutro, no necesita tantos productos como quieren que pienses. Seca bien su cuerpecito con una toalla suave y presta especial atención a secar los pliegues. Ni al lavar ni al secar frotes la zona de su ombligo, puedes lastimarle.

Bibliografía:

Kidshealth ORG: https://kidshealth.org/es/parents/newborn-variations-esp.html Consejería de Educación, Juventud y Deportes
Dirección General de Atención a la Diversidad y Calidad E

También te puede interesar:
¡Cuándo el colecho se vuelve en un problema!
Curiosidades y estudios recientes de bebés, padres y madres.
No te asustes si tu niño aún no puede.
“¡No seas tan llorón …!” ¿Cómo gestionar sus emociones?

¿Cuál es tu reacción?
Emocionado
109
Enamorado
67
Feliz
25
Gracioso
7
No estoy seguro
5

Familify mag is a trademark of Familify Corp. In the United States and other countries