Ahora leyendo
¿Dejar de laborar fuera de casa y tener una economía estable es posible?

¿Dejar de laborar fuera de casa y tener una economía estable es posible?

Mujer con teléfono.

Te cuento mi historia…

Por: Cristina Godoy

¿Eres una mamá que además de trabajar en tu hogar tiene un trabajo convencional fuera de casa?

Yo lo era, la posibilidad de quedarme en la casa con mis hijos se me hacía no solo difícil sino una utopía que solo veía posible para las mujeres que tienen un compañero que les apoye en sus decisiones de no querer, por cualquier razón personal, salir a trabajar fuera

Desde que tuve a mi primer hijo soñaba con la idea de ser una mamá presente al 100%, no una mamá perfecta, eso es muy diferente; pero sí una que los llevase y los trajese a sus citas, fiestas, deportes y todo lo que implicase estar involucrada en una etapa tan corta de su vida.


También te puede interesar:
La guía más practica que encontrarás para hacer un plan de marketing
El secreto para vender a millennials
¿Dejar de laborar fuera de casa y tener una economía estable es posible?
Como mi esposa pasó de vender en su Facebook a un negocio rentable, en menos de 3 horas y con $200.


 Por varios años le rogaba al padre de mis hijos que me diera ese regalo porque económicamente no era ningún sacrificio para él; “si todas las mujeres que trabajan afuera de la casa se las arreglan para estar presentes en algunas actividades de sus hijos, tú por qué no” fue su respuesta, que parecía tener mucho sentido. Así que, seguí poniendo de mi parte, laboraba tiempo completo como consultora de medios y reportera “freelance” de noticias; sin embargo, ese deseo de quedarme en la casa se intensificaba y, hasta llegó a deprimirme el no tener la forma de lograrlo.

Recuerdo que empecé a pensar… “¿por qué le pido a otra persona permiso para un plan vida?”

Las mamás empresarias que trabajan desde casa cada vez son más, pero desde finales de los años noventa las estadísticas del departamento laboral de Estados Unidos demuestran que cada vez son menos las mujeres que deciden entrar en la fuerza laboral e intercambian los tacones y las juntas ejecutivas diarias por una vida más sencilla y menos glamurosa. Según dicha entidad después de la Segunda Guerra Mundial un tercio de las mujeres, entre 24 y 54 años de edad, trabajaban o buscaban ingresos fuera de su casa; por más de cinco décadas se reflejó un constante crecimiento de este comportamiento, que generaba dos ingresos por familia y, por ende, mejoraba la economía del país. Estas cifras que llegaron casi a su tope, disminuyeron para el inicio de los años dos mil, un 74.3% de las mujeres de la misma edad seguían buscando oportunidades laborales fuera de su casa, pero la tendencia parecía ir a la baja.

Para que una mamá se quede en la casa, generalmente las familias se acostumbran a vivir de un solo ingreso, normalmente generado por un esposo o un compañero. En mi caso, veía que como pareja se nos venía una separación inminente, por tanto, mi sueño de quedarme en la casa con mis hijos, sin sacrificar mi ingreso económico debía dejarlo en manos de Dios, a un milagro en el que pueda obtener lo mejor de ambos mundos: tiempo e ingresos.

En meses de reflexión, me llamó muchísimo la atención que existiera un buen porcentaje de mujeres que trabajaban desde su hogar y ganaban igual o más de lo que yo generaba en mi profesión. Y si ya alguien lo había logrado… ¡yo también podía hacerlo si encontraba la plataforma correcta!

Existen docenas de trabajos que se pueden realizar desde la casa, lo más importante es identificar qué clase de trabajo es más conveniente para las necesidades únicas de cada quien y, tener en cuenta qué te pueden ofrecer esos trabajos cinco años más adelante. Empieza por tener claro si quieres una plataforma en la que siempre vas a intercambiar tiempo por dinero, para quedarte en la misma posición de un trabajo convencional -pero sin trabajar en una ubicación determinada-; o, si lo que buscas es una plataforma empresarial que genere una libertad de tiempo y eventualmente una libertad financiera. En el caso de optar por el segundo ejemplo, hay interesantes proyectos de construcción de redes de distribución de productos que invitan al consumo mensual de su materia prima y con las que, por la construcción de redes de mercadeo y por tus aptitudes de liderazgo, puedes llegar a ganar cantidades significativas desde casa, trabajando cerca de tus hijos.

Ahora bien, en cualquier tipo de negocio que realices desde casa de manera independiente como empresaria siempre habrá una inversión. Si no hay una inversión involucrada, cuídate de las promesas falsas y ganancias significativas. Asegúrate de que cualquiera que sea tu opción no estés comprando aire. Que tú inversión este atada a una plataforma que te ofrezca un negocio ya diseñado que te lleve a ejecutarlo de la A hasta la Z.

Según un artículo de Los Angeles Times, la razón por la cual ha disminuido la fuerza laboral de la mujer en Estados Unidos, en las edades de crianza de los hijos, se debe a la falta de legislaciones que entiendan y apoyen el rol de nosotras como mamás, a la imposibilidad de tener libertad de tiempo en los trabajos convencionales para estar presentes en las actividades o necesidades de los hijos.  Culmino afirmándote que sí, que es posible. Si tu deseo es quedarte en tu casa con tus hijos sin sacrificar la economía familiar acuérdate de que, en esta era moderna de la tecnología puedes trabajar desde cualquier lugar del mundo y miles de mujeres han decidido tomar este camino de Mamás Empresarias o MomPreneurs. Y si necesitas un caso de éxito entre miles, acuérdate de mí, que pude construir un negocio multimillonario que cuadriplicó mis ingresos comparados a los de profesión anterior de periodismo … desde mi casa, con mis hijos, sin pedirle permiso

Ver también
Del embrión a feto.

Sobre la autora de este artículo:

Cristina es una mujer colombiana radicada en Estados Unidos desde hace más de 20 años, ahí desarrolló su profesión como periodista, siendo productora presentadora y reportera para diferentes cadenas de televisión como Telemundo y Univisión, también realizó consultorías para legisladores de California, entre otras destacadas labores. Desde el 2012, decidió que quería tener tiempo para sus hijos, incursionó en un mundo nuevo en la construcción de su propio negocio y no solo alcanzó su sueño americano, sino que, además ha guiado a decenas de familias a alcanzar su propio camino al éxito.

Conoce más de su trabajo en: www.cristinagodoy.com Facebook: https://www.facebook.com/groups/190475688382662/learning_content/

Instagram: ktyna10


También te puede interesar:
La guía más practica que encontrarás para hacer un plan de marketing
El secreto para vender a millennials
¿Dejar de laborar fuera de casa y tener una economía estable es posible?
Como mi esposa pasó de vender en su Facebook a un negocio rentable, en menos de 3 horas y con $200.

¿Cuál es tu reacción?
Emocionado
0
Enamorado
0
Feliz
0
Gracioso
0
No estoy seguro
0

Familify mag is a trademark of Familify Corp. In the United States and other countries