Ahora leyendo
Entrevista con el pediatra Carlos González

Entrevista con el pediatra Carlos González

Pediatra Carlos González.
Foto: Fundación Caja Canarias

Para la crianza… ¡Es tiempo de dejarse de tonterías!

«Muchos libros y expertos se dedican a buscar (inventar, si hace falta) supuestos problemas de los niños, y a recomendar supuestas soluciones» C. González

Nuestro invitado en esta sección de entrevistas a expertos es Carlos González (España, 1960), un pediatra con ideas propias, argumentadas y que dan la vuelta a muchas de las cosas que venimos escuchando y repetimos -sin ser tan críticos como deberíamos- en cuanto a la crianza de los niños.

Admiramos mucho su pensamiento y es un lujo tenerlo en una entrevista exclusiva para Familify Mag, ya se darán cuenta ustedes de su especial manera de abordar los temas y seguro querrán buscar más en sus artículos y libros, ojalá en algún momento puedan asistir a alguna de sus conferencias alrededor del mundo. Aquí solo una probadita, de su lenguaje directo y sin filtros, de su maravilloso trabajo.


También te puede interesar:
¡Cuándo el colecho se vuelve en un problema!
Curiosidades y estudios recientes de bebés, padres y madres.
No te asustes si tu niño aún no puede.
“¡No seas tan llorón …!” ¿Cómo gestionar sus emociones?


F: Puedes describir tu formación y los que consideras tus mayores logros

C: Soy pediatra. Mis mayores logros fueron conseguir que la mejor mujer del mundo se casase conmigo, y tener tres hijos y un nieto magníficos. Ah, y también soy donante de sangre.

F: En tu trabajo desmontas algunos mitos que siguen los padres, puedes ejemplificar algunos que te preocupan

C: Me preocupa el mito de que hay que obligar a los niños a comer, o de que no hay que tomarlos en brazos, o de que tienen que dormir solos, y en general el mito de que tratarlos con cariño de algún modo les perjudica.

F: ¿Cuál crees que es el denominador común de estos mitos, parece que vinieran de una crianza vertical, pero, con la idea de tener tiempo para otras cosas?

C: ¿Qué es una crianza vertical? No creo que sea, en general, una cuestión de tener tiempo para otras cosas. Hay padres que dedican mucho tiempo a gritar a sus hijos, a castigarlos o «ponerles consecuencias» (que es lo mismo, claro).

Supongo que algunos padres simplemente están repitiendo lo que vivieron en su propia infancia, repitiendo la conducta de sus propios padres. Los niños quieren tanto a sus padres que a veces no quieren hacer luego cosas distintas, sería como decir «mis padres lo hicieron mal». Otros padres parece que confían en libros y expertos. Y, claro, muchos libros y expertos se dedican a buscar (inventar, si hace falta) supuestos problemas de los niños, y a recomendar supuestas soluciones. Títulos del tipo «cómo enseñar a su hijo a compartir» o «como detectar que su hijo es egoísta» llaman más la atención que «su hijo no necesita compartir» o «su hijo es generoso».

F: Como padres se espera a veces una fórmula mágica para que los niños duerman, y de hecho te la dan, pero tu postura es otra, puedes contarnos brevemente a nuestros lectores de qué trata

C: Esas fórmulas mágicas, métodos más o menos complejos para conseguir que los niños duerman, son inventos del siglo XX. De la segunda mitad. No hay ningún libro de 1920 o de 1850 explicando cómo hacer dormir a los niños. Porque todo el mundo sabía cómo: los metes en tu cama, les das la teta, tal vez cantas una canción de cuna, si son un poco mayores les cuentas cuentos…


También te puede interesar:
¿Un regalo o un presente? ¿Qué dar a los niños?
No te asustes si tu niño aún no puede.
¿Sientes que tus hijos están distantes? ¡Comparte la mesa y la sobremesa!


F: ¿Entonces todo se resume a darles atención y tiempo? ¿cómo manejarlo en la época actual?

Creo que es casi más importante el tiempo que la atención. Los niños pequeños necesitan, sin duda, un tiempo en que sus padres les miren, les escuchen, les hablen, les toquen… Pero no mucho tiempo. Muchos niños hoy en día están sobre-estimulados, como si los padres tuvieran que estar todo el tiempo haciéndoles cosas, impidiendo a cualquier precio que el niño se aburra.

Cuando yo era niño, no había webs, revistas o libros que explicasen a los padres «qué hacer con los niños». Los niños podíamos jugar solos. Podíamos aburrirnos. Aburrirme fue, en realidad, una de las experiencias más divertidas de mi infancia.

Podíamos jugar solos, pero no estábamos solos. Los padres estaban allí, echando una mirada de vez en cuando, sonriendo distraídos cuando decíamos «mira, Mamá, mira qué hago», disponibles si en algún momento les llamábamos. Es ese el tipo de tiempo del que nuestros hijos necesitan grandes cantidades.

No confundamos «prestar atención al niño» con «exigir atención al niño».

F. ¿Qué crees que afecta el sueño en los niños, más allá de lo natural que puede resultar no dormir diez horas seguidas?

C: A los bebés y niños pequeños a veces se les hace dormir separados de sus padres… y, claro, en esas condiciones les es difícil dormir.

Con los niños mayores, la tele y las pantallas crean mucha dependencia.

F: ¿Qué opinas del uso de tecnología en los pequeños?

C: ¿Qué tecnología? Me parece magnífico que los niños tengan casa, ropa, alimentos seguros y cocinados, agua potable, vacunas… todo eso son tecnologías.

Si te refieres específicamente a móviles, consolas, ordenadores, tablets y similares, hasta los dos años se recomienda que ni las vean, porque se teme que puedan afectar al desarrollo de la visión. Más adelante, los problemas son otros: el gran poder adictivo, el tiempo perdido en que el niño podría haber estado hablando con alguien, o corriendo, o jugando, o aburriéndose, pero ha estado enganchado a una pantalla; la publicidad que promueve un consumismo desenfrenado y malos hábitos alimentarios; el contenido de algunos juegos y programas que muestran un modelo de agresividad, violencia y machismo…

Pero hay una cuestión muy importante que a menudo olvidamos: el efecto de las pantallas sobre los padres. A veces los padres dedican tanto tiempo a enviar Whatsapps en el grupo de la crianza con apego, a ver vídeos sobre maternidad consciente y a seguir páginas de Facebook sobre crianza respetuosa que no sé cuándo hacen lo de criar a sus hijos.

Ver también

F:  Una de las reflexiones que se hacen hoy sobre las nuevas generaciones es que no les enseñamos a, a perder… ¿es posible que si extendemos la teoría que tienes sobre el sueño a otros campos estemos criando niños que no aprendan a manejar la frustración, a no saber que existe?

No entiendo la pregunta, ¿cuál es mi teoría sobre el sueño? Creo que en general los niños manejan bastante bien la frustración: gritan, lloran, se enfadan, que es la respuesta normal cuando uno está frustrado. Pero a veces los adultos no sabemos tolerar esa frustración. Pretendemos que el niño frustrado se comporte como si no le pasase nada: «¡Recoge los juguetes, lávate los dientes y a la cama!» «¡Oh, sí, papá, muchas gracias por tus sabios consejos, te quiero mucho!» ¡Eso no va a ocurrir! Gran parte de las cosas que decimos a nuestros hijos son frustrantes, porque no decimos «guarda los juguetes» cuando ya los está guardando, sino precisamente cuando está jugando y no los quiere guardar, y no decimos «no, no puedes comer caramelos» cuando piden fruta o cuando no piden nada, sino precisamente cuando piden caramelos. Les frustramos, y es nuestro deber, y tenemos que aceptar las consecuencias y tolerar su respuesta a la frustración, que va a ser como mínimo «¡jooooo, ya está bien, no quiero irme a la cama!» Bastante es que nos obedezcan, no podemos pedirles que lo hagan sonriendo.

F : Automáticamente, y en relación a los niños y su crianza, que se te viene a la mente con las siguientes palabras:

Juego: libre. No organizado y dirigido por los adultos.

Castigo: inútil.

Premio: también inútil.

Miedo: todos tenemos.

Trabajo: teóricamente, lo que hacemos para dar de comer a nuestros hijos. Últimamente, lo que nos impide estar con nuestros hijos.

Escuela: Usted también fue a una. Haga memoria.

F: ¿En qué estás trabajando actualmente y donde pueden seguir tu trabajo los miembros de nuestra comunidad?

C: Escribo algunos artículos, intento escribir otro libro, doy muchas conferencias. Mi web es www.carlosgonzalezpediatra.com No tengo ningún canal de YouTube ni página de Facebook.

También te puede interesar:
¡Cuándo el colecho se vuelve en un problema!
Curiosidades y estudios recientes de bebés, padres y madres.
No te asustes si tu niño aún no puede.
“¡No seas tan llorón …!” ¿Cómo gestionar sus emociones?


¿Cuál es tu reacción?
Emocionado
86
Enamorado
49
Feliz
32
Gracioso
36
No estoy seguro
8

Familify mag is a trademark of Familify Corp. In the United States and other countries