Ahora leyendo
«¡No seas tan llorón …!» ¿Cómo gestionar sus emociones?

«¡No seas tan llorón …!» ¿Cómo gestionar sus emociones?

Niño llorando.

Como padres nos hemos escuchado, seguro más de una vez, diciéndoles a nuestros hijos frases similares: “¡No llores por esa tontería!”, “¿de qué tienes vergüenza?», “¡cálmate, no es para tanto!”, y así una larga lista de expresiones por el estilo.

Entender y saber validar las emociones de mis hijos y ser asertiva con mis palabras han sido de los retos más grandes que he enfrentado como mamá. Con mucha frecuencia minimizaba lo que ellos sentían, una de las razones por las que hacía esto era porque muchas veces no sabía cómo proceder y, otras, creía que hacia lo mejor. Trataba de darles ánimos y valor con sermones nada apropiados para el momento, de vez en cuando perdía la calma viéndolos llorar y repetía estas famosas frases prefabricadas. Tal vez me molestaba que mi hijo no pueda controlarse o se vea tan infantil con sus emociones.


También te puede interesar:
¡Cuándo el colecho se vuelve en un problema!
Los niños tienen derecho a sentirse enojados
No te asustes si tu niño aún no puede.
¿Sientes que tus hijos están distantes? ¡Comparte la mesa y la sobremesa!


¡Qué irónico!… ¡esperamos que un niño pueda controlar sus emociones y es algo que ni los adultos logramos hacerlo bien!

¿Te cuento algo que me cambio todo?

Algo que de verdad dio un vuelco a mi manera de trabajar en las emociones con mis niños fue el día que a mi primer hijo Juan Daniel, que en ese entonces tenía 5 años, me dijo: “mami cada vez que me veas bravo, triste o alterado, por favor dame un masaje en la cara”.

Hasta el día de hoy, él ama que le haga sus masajes en la carita, por que lo relaja de una manera impresionante, cierra bien sus ojos y se va transformando. Su respiración se calma poco a poco y, algunas veces, su relajación ha sido tal que se ha quedado profundamente dormido.

Llevo ya cuatro años practicando el masaje infantil con mis hijos, y esta sencilla práctica me ha unido muchísimo más a ellos y ha fortalecido nuestro vínculo de forma asombrosa, tengo una conexión realmente especial con cada uno.

Hasta ese día con Juan Daniel, yo siempre les daba, a él y su hermanito, un masajito por las noches antes de ir a la cama; no se me había ocurrido el dárselos también como una mini terapia a cualquier hora del día, para ayudarlos a bajar sus revoluciones, que hagan una siesta, para pasar bien un rato entreteniéndonos o, para ayudarles en momentos en los que sus emociones se ponen en juego y ellos no saben cómo gestionarlas.

Me emocioné mucho cuando me pidió esto, una vez más el masaje me mostraba lo beneficioso que podía ser tanto en lo físico como emocional. Y gracias a esto, ya no me fijo únicamente en su conducta sino trato de entender también sus emociones. Mi comportamiento en estas situaciones y, sobre todo, las palabras que uso han cambiado mucho.

Descubrí mi mejor herramienta, ése as bajo la manga, que puedo usar en cualquier ocasión o lugar, que no solo me libraría de malos ratos o berrinches, sino que le servirá a mi hijo para el resto de su vida. A su corta edad, Daniel, aprendió y me enseñó que existe una alternativa, una manera positiva y fácil de manejar sus emociones, que sí tiene el control sobre sus pensamientos y actos aunque a veces necesita ayuda.

Ver también
Mujer dando el seno a su bebé.

El autocontrol no es algo innato, es más bien una cualidad que se va adquiriendo y ahora mi hijo sabe que el es capaz de lograrlo.

Para mí la crianza no es una meta de perfecciones, sino un proceso con muchos desaciertos… de días increíbles y otros no tanto, en los que repetimos eso que nos propusimos cambiar y, a veces, sentimos que retrocedemos un paso.

Estoy segura de que si como madres nos armamos de herramientas y aprendemos a conocer a nuestros hijos, podremos lograr grandes mejoras en su vida.

También te puede interesar:
¡Cuándo el colecho se vuelve en un problema!
Curiosidades y estudios recientes de bebés, padres y madres.
No te asustes si tu niño aún no puede.
Entrevista con el pediatra Carlos González

¿Cuál es tu reacción?
Emocionado
16
Enamorado
11
Feliz
6
Gracioso
0
No estoy seguro
2

Familify mag is a trademark of Familify Corp. In the United States and other countries