Ahora leyendo
¿Sientes que tus hijos están distantes? ¡Comparte la mesa y la sobremesa!

¿Sientes que tus hijos están distantes? ¡Comparte la mesa y la sobremesa!

Padres con su hija en una mesa desayunando.

Para aquellos que aman el mundo de la alimentación ¿acaso hay alguien que no lo haga? hay un libro de referencia «El dilema del Onminoro» de Michael Pollan. Entre las muchas cosas que plantea, para dar su lugar primordial en la vida de las personas a la comida, está la importancia de la sobremesa, el autor compara dos culturas la norteamericana y la francesa para en un estado de shock hacernos reaccionar sobre nuestros hábitos después de comer.

La elección de la comida para los niños no es cualquier cosa, ni algo que deba tomarse a la ligera pero tampoco lo son todos los rituales que conlleva el sentarse a la mesa como familia.


También te puede interesar:
¡Cuándo el colecho se vuelve en un problema!
Los niños tienen derecho a sentirse enojados
No te asustes si tu niño aún no puede.
“¡No seas tan llorón …!” ¿Cómo gestionar sus emociones?


¿Por qué es importante? no solo se trata de un tema metabólico, comer en calma, masticar, permite mejorar la digestión, no comer en exceso y ser consciente de las porciones, pero también es en la mesa donde se refuerzan las relaciones, se tratan temas complejos, se comparte el día. Por eso, pese a los días cada más complejos, con las diversas ocupaciones y horarios, una cultura sana priorizará esos espacios en los que las personas se juntan y en un momento mágico comparten su tiempo mientras se nutren. La comida es no es un hecho solo biológico, porque el ser humano puede elegir qué comer incluye pensar en la salud, reconocer que es un placer, pero también conlleva una buena dosis de tradición, identidad, psicología y cultura.

Es en la mesa en donde se han dado importantes reuniones, en un ambiente relajado se cierran negocios, se hacen proyectos, se hacen confesiones. El pensar el hecho de alimentarse como un pegamento social hará que todos repensemos qué estamos perdiendo y ganando como familia si la mesa está vacía.

Es importante sentarse a comer con los niños

Desde el desayuno, la comida más importante del día. No dejes de preparles un jugo, de incluir frutas, de chequear que su primer combustible para el día sea balanceado, pero tampoco dejes de sentarte los diez minutos que les toma para compartir los alimentos, en lo posible debería haber una hora de desayuno para todos.

El almuerzo debe realizarse con ciertas reglas, no teléfonos, no televisión. No levantarse apenas se termina de comer, incluso sin esperar que los otros hayan terminado. Sí son buenos modales, pero como vez también significa una oportunidad para que la comunicación familiar fluya.

Muchas familias ampliadas hoy en día hacen un almuerzo con los abuelos al menos una vez por semana, suele pasar que los abuelos se esmeran en preparar con sus propias manos el menú del día. ¿En qué nos convertimos cuando no ayudamos ni a poner la mesa? ¿si antes que alguien se tome su café varios se han retirado a hacer la siesta?

Todos, adultos y niños deben permanecer en la mesa, conversar… ¿esa acción hoy en día resulta difícil? pero despúes nos preguntamos ¿qué pasa con la comunicación hoy en día? Colaboremos además en el arreglo de la cocina, lavar los platos, etc. Ese día especial debe serlo en todo sentido no perdamos su verdadero sentido.

Ver también
Mujer con hija y hijo haciendo música.

Cuando Pollan hace diferencias sobre la cultura francesa y su buen vivir y la norteamericana y sus malos hábitos (él es estadounidense) hace un llamado a no dejar que algo tan importante como el ritual alimentario caiga en manos del mercado y se pierda. No se trata de comer frente a la televisión o en la oficina o el carro, cualquier porquería que nos dejen en casa de manera rápida… hay que querernos más, hay que enseñarles a los niños cómo hacerlo.

Pongan reglas claras en la mesa

También te puede interesar:
¡Cuándo el colecho se vuelve en un problema!
Los primeros tres años de tu hijo no merecen ser desperdiciados. Te cuento porqué.
No te asustes si tu niño aún no puede.
Entrevista con el pediatra Carlos González

¿Cuál es tu reacción?
Emocionado
0
Enamorado
4
Feliz
2
Gracioso
0
No estoy seguro
0

Familify mag is a trademark of Familify Corp. In the United States and other countries